Sensor de posición de la válvula EGR – Sensor EVP

publicado en: Sin categoría | 0

Que es

Es el encargado de saber correctamente la posición de la válvula de recirculación de los gases de escape, como bien lo decía anteriormente, este sistema permite al automóvil  que cierta cantidad específica de gases de escape recirculen hacia las cámaras de combustión junto con la mezcla carburante. La dilución de la mezcla carburante hace que baje la temperatura promedio en el interior de las cámaras. Así se reduce de forma significativa la emisión de Óxidos de Nitrógeno (NOx) y previene el cascabeleo del motor. Todo esto es posible gracias a la regulación que ejerce el sensor de posición de la válvula EGR. Todo esto se debe que desde hace algún tiempo atrás, se ha hecho el mayor esfuerzo para proteger el medio ambiente y esta es una de las estrategias de la industria automovilística para reducir la contaminación.

El sensor de posición de la válvula EGR es un dispositivo electrónico cuyo funcionamiento es parecido al sensor TPS (Sensor de Posición de Aceleración). Se trata de un potenciómetro lineal que posee tres líneas distintas, estas son: una línea de tierra, una línea de señal y un positivo. El voltaje del extremo positivo puede ser de 5 V (voltios) o 12 V. En los sensores de esta clase, la línea de tierra y la alimentación positiva de la Unidad de Control de Motor (ECU) no induce a un transductor. El trabajo implica lograr una diferencia de potencial que afecte la línea del sensor.

Cómo funciona

El funcionamiento que tiene el sensor EVP es supervisar la localización de la válvula, este emite una señal a la computadora (ECU) de los cambios en la presión que existe dentro del múltiple de admisión, de manera que la computadora pueda controlar el la ignición y el abastecimiento de combustible en diversas condiciones de altitud y carga del motor, ajustando sus medidas de control para mejorar el funcionamiento del sistema EGR. Los cambios de resistencia eléctrica que registra el sensor se relacionan directamente con la movilización del vástago de la válvula del sistema EGR. Si la válvula se encuentra cerrada, entonces el sensor EVP detecta resistencia máxima. Al abrirse la válvula, la resistencia desciende hasta que alcanza el valor mínimo una vez que está totalmente abierta. En resumen, puede decirse que el funcionamiento del sensor EVP implica enviar una señal de voltaje que indique el grado de apertura que tiene la válvula EGR. Mientras más abierta está la válvula, la señal de voltaje será mayor.

La información que recibe la computadora le permite determinar el caudal óptimo de recirculación. Así se logran las emisiones más bajas de NOx y mejora también la conducción. De esta forma, la regulación de la válvula EGR debido al sensor EVP afecta el flujo que atraviesa la electroválvula.

Para qué sirve

El sensor de posición de la válvula EGR es utilizado para conocer cuál es la posición de la válvula de Recirculación de Gases de Escape. Las válvulas EGR fueron creadas en respuesta a la necesidad de lograr control y actuación más efectivos con relación a los gases emitidos en la combustión. Los sistemas de válvulas electrónicas trabajan con mecanismos controlados por sensores y potenciómetros. Estos verifican que todo transcurra tal como lo indican ciertos parámetros de carga, velocidad, temperatura, entre otros.

El sensor EVP certifica que la válvula EGR responde correspondientemente a la posición que la computadora  le ha indicado anteriormente. Puede dar información valiosa cuando la válvula está pegada o se encuentra haciendo su trabajo de manera muy lenta. Para detectar la posición de la válvula EGR con exactitud, el sensor EVP envía la información recolectada al Módulo de Control del Motor. Este último se encarga de estudiar la posición que tiene la válvula EGR. Así determina que se encuentre desempeñando su función correctamente.

Posibles fallas

Debido a que el sensor EVP se encuentra en constante funcionamiento, está propenso al desgaste o a presentar problemas electrónicos internamente. Cuando el sensor EVP está malo, se ve afectada la operación de la válvula EGR en general.

  • El automóvil presenta jaloneo
  • El vehículo intenta detenerse
  • El convertidor catalítico sufre calentamiento
  • El motor trabaja con falencias
  • Presentación de humo negro por el escape
  • No pasa la prueba de emisiones de gases
  • Dificultad para que el motor encienda cuando esta frio

Ubicación

La válvula EGR se ubica a su vez entre el colector de admisión y el colector de escape. Siendo este una especie de comunicador que permite el paso cierta cantidad de gases hacia la cámara de combustión. Esto ocurre por medio del colector de admisión con el fin de que los gases se quemen nuevamente.

En algunas ocasiones la ubicación, posición o tamaño del sensor puede variar de acuerdo a las especificaciones exactas de cada vehículo, en este caso es recomendable consultar en el diagrama que maneja manual de los diferentes vehículos y así poder obtener una información más precisa  de donde se encuentra el sensor EVP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *